José Miguel Fayos Jordán

16 Diciembre 2011

Música para Banda
-Para 60 Músicos
-Duración: 0 min.

Cantares de la Nueva Tierra


0 min.


“Cantares de la nueva tierra” ha sido escrita para conmemorar el 400 aniversario de la Carta Puebla de Chella.

Durante la Reconquista de Jaime I en 1250, los moros que permanecían en Chella se rindieron ante él y la alquería fue donada por Jaime a Pere Dovit, aunque más tarde se reintegraría a la corona. En 1341, Pedro IV de Aragón la cedió a Tomás de Ulmis pasando en 1356 al Conde de Denia que la vende en 1382 a Pedro Escintelles y este a su vez a Alfonso, duque de Gandía. A la muerte de Alfonso, Chella vuelve a formar parte de la corona pero no tardaría en regresar a manos de los duques de Gandía y a los condes de Oliva. En el siglo XVI pasó a ser posesión de los Borja. Los moriscos residentes se sublevaron durante la rebelión de las Alpujarras (1568 a 1571) durante el reinado de Felipe II. En 1571, fueron vencidos y expulsados. Nuevos moros leales repoblaron el municipio pero también lo abandonarían en 1609 durante la expulsión de los Moriscos decretada por Felipe III en 1609.

Chella quedaría abandonada durante dos años con 90 casas construidas, ese podría haber sido el final de la población. En 1611, vasallos de Carlos de Borja llegan a Chella para reconstruirla y asentarse como sus nuevos pobladores. Ese mismo año, el 11 de Julio es redactada la carta de población que hace oficial la fundación del pueblo como tal (información http://www.fayos.org).

De esta manera encontramos elementos típicos del folclore islámico-africano como escalas modales (Macamat), ritmos, danzas e instrumentos como la Darbuka, el Djembe o la flauta de pico (a semejanza de la flauta Ney) así como fluctuaciones y giros microtonales típicos de las tradiciones orales. Estas reminiscencias árabes se fundamentan en el uso de la variación y la improvisación como correspondencia con la improvisación típica del folclore árabe (Taksim). Encontramos también referencias a la música occidental de la época (ca. 1600) como el uso de las fanfarrias conmemorativas, uso de giros modales, ambigüedad tonal/modal y especialmente con la aparición del una cita del motete “O magnum mysterium” de T. L de Victoria (c. 147 al 165).


La obra se estructura de la siguiente manera:

- Introducción (c. 1-17): a modo de fanfarria preliminar donde se exponen los elementos principales de la obra.

- 1ª sección (c. 18-30): en forma de plegaria, la flauta de pico (imitando la flauta Nay árabe) expone un tema con giros microtonales que culmina en una improvisación de Darbuka.

- 2ª sección (c. 31-140): aparece un tema principal en forma de danza árabe el cual va variando de forma constante en todos sus elementos a modo de improvisación y ornamentación escrita emulando las técnicas de improvisación de la música del islam (Taksim). Al final de esta sección la danza será poco a poco diluida y absorbida por un elemento melódico que representa la extinción del islamismo y la transición a occidente.

- 3ª sección (c. 141-179): aparece otro sólo, en este caso de saxo, que se contrapone al primer sólo de flauta (Occidente vs Islam). En el transcurso de esta sección solista irá a pareciendo progresivamente una cita del motete “O magnum mysterium” de T. L de Victoria representando la “cristianización” de occidente. Al final de esta sección aparece una transición elaborada con elementos de la fanfarria inicial.

- 4ª sección (c. 180-245): esta sección representa el conflicto de las dos culturas, aparecen elementos y recursos de las secciones anteriormente citadas aunque con mayor preponderancia de los elementos de tradición occidental que desembocan en un “Andante majestuoso”.

- 5ª sección (c. 246-273): “Andante majestuoso” que representa la victoria de Occidente sobre el Islam y que retoma los elementos de la fanfarria inicial. Sin embargo, no toda la sección tiene ese aire victorioso, aparecen elementos de carácter distorsionador y disonante… una sombra, una duda, una pregunta… ¿por qué no fue posible la convivencia?...

Esta obra puede presentarse en dos versiones; una versión puramente musical o bien una versión con narrador el cual recita textos de la época (Cervantes, Quevedo, Góngora, Lope de Vega, Juan del Enzina…) intercalados con la música. Aunque la selección de textos es libre, flexible y abierta, recomendaremos una posible selección:

A) A LA NOCHE (Félix Lópe de Vega)
Noche fabricadora de embelecos,
loca, imaginativa, quimerista,
que muestras al que en ti su bien conquista,
los montes llanos y los mares secos;
habitadora de celebros huecos,
mecánica, filósofa, alquimista,
encubridora vil, lince sin vista,
espantadiza de tus mismos ecos;
la sombra, el miedo, el mal se te atribuya,
solícita, poeta, enferma, fría,
manos del bravo y pies del fugitivo.
Que vele o duerma, media vida es tuya;
si velo, te lo pago con el día,
y si duermo, no siento lo que vivo.

B) SIGNIFÍCASE LA PROPIA BREVEDAD DE LA VIDA, SIN PENSAR, Y CON PADECER, SALTEADA DE LA MUERTE (Francisco de Quevedo)
Fue sueño Ayer; Mañana será tierra:
Poco antes nada, y poco después humo,
¡Y destino ambiciones, y presumo
Apenas punto al cerco que me cierra!
Breve combate de importuna guerra,
En mi defensa soy peligro sumo:
Y mientras con mis armas me consumo,
Menos me hospeda el cuerpo, que me entierra.
Ya no es Ayer; Mañana no ha llegado;
Hoy pasa, y es, y fue, con movimiento
Que a la muerte me lleva despeñado.
Azadas son la hora y el momento,
Que a jornal de mi pena y mi cuidado,
Cavan en mi vivir mi monumento.


C) SONETO DE ORLANDO FURIOSO A DON QUIJOTE DE LA MANCHA (Miguel de Cervantes Saavedra)

Si no eres par, tampoco le has tenido:
que par pudieras ser entre mil pares;
ni puede haberle donde tú te hallares,
invicto vencedor, jamás vencido.
Orlando soy, Quijote, que, perdido
por Angélica, vi remotos mares,
ofreciendo a la Fama en sus altares
aquel valor que respetó el olvido.
No puedo ser tu igual; que este decoro
se debe a tus proezas y a tu fama,
puesto que, como yo, perdiste el seso.
Mas serlo has mío, si al soberbio moro
y cita fiero domas, que hoy nos llama,
iguales en amor con mal suceso.

D) ROMANCE 1 “QUÉS DE TI DESCONSOLADO” (Juan del Enzina)

¿Qués de ti, desconsolado?
¿Qués de ti, rey de Granada?
¿Qués de tu tierra y tus moros?
¿Dónde tienes tu morada?
Reniega ya de Mahoma
y de su seta malvada,
que bivir en tal locura
es una burla burlada.
Torna, tórnate, buen rey,
a nuestra ley consagrada,
porque si perdiste el reyno
tengas ellalma cobrada;
de tales reyes vencido
onrra te deve ser dada.
¡O Granada noblecida,
por todo el mundo nombrada!,
hasta aquí fueste cativa
y agora ya libertada.
Perdióte el rey don Rodrigo
por su dicha desdichada;
ganóte el rey don Fernando
con ventura prosperada,
la reyna doña Ysabel,
la más temida y amada,
ella con sus oraciones
y él con mucha gente armada.
Según Dios haze sus hechos
la defensa era escusada,
que donde Él pone su mano
lo impossible es quasi nada.

E) O MAGNUM MYSTERIUM (T. L de Victoria)
Oh gran misterio,
y maravilloso sacramento,
que los animales deben ver al recién nacido Señor,
acostado en un pesebre!
Bienaventurada la Virgen, cuyo vientre
fue digno de llevar
a Cristo el Señor.
F) SONETO DE AMADIS DE GAULA A DON QUIJOTE (Miguel de Cervantes Saavedra)
Tú, que imitaste la llorosa vida
Que tuve ausente y desdeñado sobre
El gran ribazo de la Peña Pobre,
De alegre a penitencia reducida,
Tú, a quien los ojos dieron la bebida
De abundante licor, aunque salobre,
Y alzándote la plata, estaño y cobre,
Te dio la tierra en tierra la comida,
Vive seguro de que eternamente,
En tanto, al menos, que en la cuarta esfera,
Sus caballos aguije el rubio Apolo,
Tendrás claro renombre de valiente;
Tu patria será en todas la primera;
Tu sabi autor, al mundo único y solo.

G) SUPER FLUMINA BABYLONIS (San Juan de la Cruz)
Encima de las corrientes
que en Babilonia hallava
allí me senté llorando
allí la tierra regava
acordándome de ti
¡o Sión! a quien amava
era dulce tu memoria,
y con ella más llorava.
Dexé los traxes de fiesta
los de trabaxo tomava
y colgué en los verdes sauzes
la música que llevaba
puniéndola en esperança
de aquello que en ti esperava.
Allí me hyrió el amor
y el coraçón me sacava.
Díxele que me matase
pues de tal suerte llagava
yo me metía en su fuego
sabiendo que me abrasava
desculpando el avezica
que en el fuego se acababa
estávame en mí muriendo
y en ti solo respirava
en mí por ti me moría
y por ti resucitava
que la memoria de ti
daba vida y la quitava.
Gozábanse los estraños
entre quien cautivo estava.
Preguntávanme cantares
de lo que en Sión cantava
—Canta de Sión un hynno
veamos cómo sonava.
—Dezid, ¿cómo en tierra ajena
donde por Sión llorava
cantaré yo la alegría
que en Sión se me quedava?
Echaríala en olbido
si en la ajena me gozava.
Con mi paladar se junte
la lengua con que hablava
si de ti yo me olbidare
en la tierra do morava.
Sión por los verdes ramos
que Babilonia me dava
de mí se olbide mi diestra
que es lo que en ti más amava
si de ti no me acordare
en lo que más me gozava
y si yo tuviere fiesta
y sin ti la festejava.
¡O hija de Babilonia
mísera y desventurada!
Bienaventurado era
aquel en quien confiava
que te a de dar el castigo
que de tu mano llevava
y juntará sus pequeños
y a mí, porque en ti esperava
a la piedra que era Christo
por el qual yo te dexaba.
Debetur soli gloria vera D

Agenda

Facebook

Twitter

2011 © Todos los derechos reservados

Buscador | Aviso Legal | RSS